Buscar

¿Conoces el Grounding o Earthing?


Earthing o Grounding consiste en hacer contacto con la energía eléctrica de la Tierra. Muchos estudios apuntan que mantener este contacto resulta beneficioso para la salud. (Del inglés: Earth = Planeta Tierra, Ground = Suelo, tierra. En español sería conexión a toma de tierra).

Antiguamente se realizaba este contacto con la Tierra de forma natural, ya que siempre caminábamos descalzos.

En la sociedad moderna estamos la mayor parte del tiempo aislados de esta energía terrestre al utilizar calzado con suelas de goma, alfombras, moquetas aislantes o material sintético en el suelo.

Estamos literalmente desconectados.

No sólo no estamos eléctricamente sintonizados con la Tierra, sino que a lo largo de la jornada vamos acumulando electricidad estática que puede incluso producir chispas al descargarnos con un metal. Todos lo hemos experimentado alguna vez.

Conectar de nuevo con esta energía es tan fácil como caminar descalzos, aunque es la manera más natural, existen otras formas para conectar en casa o en la oficina.


¿Cómo se puede practicar earthing?

Conectar a tierra es tan fácil como caminar descalzo sobre ella. Una de las mejores maneras de hacerlo, es caminar descalzo sobre la hierba o sobre el césped para reconectar con su energía eléctrica.

Es lo que hemos estado haciendo siempre, salvo en las últimas décadas en las que hemos pasado a utilizar masivamente suelas aislantes en el calzado.

Bañarse en el mar o en un río también son formas maravillosas de sintonizar con el potencial eléctrico de la Tierra. Camina por la orilla o lee un libro apoyado en un árbol, así te equilibrarás con la energía de la naturaleza.

También existen cubrecolchones, sábanas, fundas de almohada o alfombrillas que se conectan a una conexión doméstica de toma de tierra con el objeto de estar conectados mientras dormimos o trabajamos.


Earthing como antioxidante


El principal beneficio de earthing es la fuente inagotable de electrones libres que podrían actuar neutralizando los radicales libres. Esto tiene repercusión en muchísimos aspectos para la salud ya que los radicales son protagonistas muchísimos procesos inflamatorios.

El planeta Tierra es una fuente inagotable de electrones libres. Cuando caminas descalzo o realizas cualquier otra forma de conexión con la Tierra, al ser tu organismo conductor, permites que estos electrones circulen por tu cuerpo actuando posiblemente como antioxidantes y neutralizando a los radicales.


Earthing y beneficios para la salud

Varios estudios muestran que practicar earthing regula el cortisol, la hormona del estrés. Se han reportado muchas enfermedades para las que el estrés es un importante factor de riesgo. El estrés hace aumentar los niveles de esta hormona.

Merece la pena incorporar esta práctica tan sencilla y económica a muchas de las terapias en enfermedades relacionadas con la inflamación crónica. Nada tienes que perder y mucho que ganar.

Según un estudio efectuado por G. Chevalier del departamento de biología celular de la Universidad de California, la práctica de earthing reduce la viscosidad en sangre, una de las principales causas de problemas cardiovasculares.

Un estudio del 2010 observó cambios en la fisiología de los sujetos que realizaban earthing respecto al grupo de control. Se produjeron cambios en la oxigenación sanguínea, la frecuencia respiratoria, la frecuencia del pulso. Sólo fue necesario conectar con la Tierra 40 minutos.

Si al conectar con la Tierra cambian nuestras constantes de respiración y ritmo cardiaco significa que esos valores son los que deberíamos tener de forma natural. Son los que nuestra especie ha tenido durante cientos de miles de años. ¿No crees?

Tal vez mantener estos niveles fisiológicos fuera de los rangos correctos en nuestra forma de vida actual pueda influir en la enorme cantidad de enfermedades crónicas que existen hoy en día.

Esto explica James L. Oschman PhD en su texto acerca de las enfermedades crónicas titulado “Enfermedad Crónica: ¿Nos estamos perdiendo algo?” en el que plantea que nuestra forma moderna de vivir que nos hace estar desconectados de la tierra, pueda contribuir a los niveles crónicos de inflamación, una característica fundamental en muchas enfermedades crónicas.

La práctica de earthing podría resultar ser la clave no sólo para prevenir sino también para ayudar en las terapias de muchísimas enfermedades crónicas o relacionadas con la inflamación.

Si piensas que la forma de vida moderna puede afectar a nuestra fisiología y que la hemos modificado recientemente, corrigiendo esta forma de vida podrías recuperar el equilibrio que tu organismo ha perdido dando una oportunidad a recuperar tu salud.

12 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

LOS PIES